20.8.12

¿Conectados o comunicados? (3)

Por Carla Crocco y Malvina González

Después de lo leído en los artículos dados, podemos percibir el gran debate que existe desde hace un tiempo sobre los medios de comunicación, especialmente la televisión e Internet, de la manera en que éstos han afectado la vida de las personas, tanto en el ámbito familiar, laboral, educativo, en las relaciones entre pares, etc. 
Con la aparición de la televisión, uno de los medios de comunicación de masas, hubo un cambio de hábitos, de valores, se perdió el diálogo y también afectó los vínculos, la interacción entre los integrantes de la familia o entre pares como es el caso de los adolescentes. La televisión como medio de comunicación, ha provocado la pérdida de confianza de los ciudadanos, ya que presenta solo una parte de los sucesos de la realidad, como una foto, sin un antes ni un después, es un reflejo de la sociedad de consumo en que vivimos del usar y tirar, los medios valoran más captar la atención del espectador que en detenerse en mostrar la complejidad de la realidad. 
Otro aspecto que genera el uso de este medio de comunicación, si se lo propone puede sensibilizar al espectador en pos de actitudes solidarias y comprometidas, por ejemplo ha habido casos de programas que han hecho referencias a una problemática social y ha incentivado a la población a realizar una denuncia o consulta. Pero, por otro lado el exceso de información puede causar un efecto de bloqueo o insensibilización antes la saturación de una misma noticia. 
Con la aparición de Internet las consecuencias negativas que provocó la televisión se agravaron porque niños y jóvenes pasan más tiempo frente a las pantallas que el tiempo que comparten con sus familias y en la escuela, el niño antes de ir a la escuela, ya está en contacto con la computadora, mientras que para los adultos ya sean padres y docentes la incorporación de las nuevas tecnologías y el uso de internet ha significado todo un desafío y adaptación a este cambio. 
La incorporación de Internet le permitió al usuario poder interactuar, no ser un mero consumidor, así surge la necesidad de interacción en tiempos reales con otras personas, ya sea participando en debates, programas de televisión, diarios, comentar un video, en ámbitos laborales y educativos, etc. Según Dolors Reig “la persona pasó de ser consumidor a convertirse en prosumidor (produce y consume)”. 
Además ha significado un cambio en las relaciones entre las personas, en los distintos ámbitos de la vida -como habla uno de los artículos- se ha perdido la conversación personalmente, estamos conectados con más personas pero de una manera más superficial, estamos “solos juntos”, manejando de esta manera nuestros tiempos, contesto el mensaje o mail en el momento que sienta hacerlo, lo que más valoramos es controlar nuestra atención. Se puede estar compartiendo el mismo espacio como en la casa, el trabajo, mientras se está mandando mensajes de texto, chequeando mail, comprando online, y conectados en las redes sociales. 
Haciendo una mirada optimista, gracias a Internet hemos crecido mucho y seguiremos haciéndolo en aspectos esenciales, como en el aumento de la socialización, el poder estar conectados con personas que de no ser por Internet no sería posible tener contacto, también nos hace sentir más grandes al tener participación, al poder mostrar nuestras creaciones, el poder medirnos con otros, y tener la posibilidad de participar en grupos con mismos intereses. Internet también nos da la posibilidad de verificar la información, de no quedarnos con una sola mirada que brindan otros medios de comunicación. 
Internet se ha convertido en una demanda para la sociedad y por eso se hizo necesaria su incorporación en el ámbito educativo, educar para formar a un ciudadano con competencias y criterios de valoración, con un pensamiento crítico con el fin de comprenderla y hacer un buen uso de este recurso, teniendo en cuenta aspectos como la responsabilidad, solidaridad, respeto, compromiso, colaboración y lograr una inclusión social para construir sociedades más justas. 
Creemos que estamos conectados y algo comunicados, estamos viviendo en un momento de cambio y como en todo cambio se pierden cosas y se ganan otras y esto nos lleva a un período de adaptación. Las nuevas tecnologías no anulan ningún tipo de relación entre los seres humanos, sino que amplían su variedad y sus posibilidades. Lo que cambian son las formas de relacionarnos y ese cambio de hábito va a depender de cada persona.


CONSIGNA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.